no te dice #hermanito

Ley de cine: Comisión de Educación y Cultura del Congreso se pronuncia

Publicado: 2010-12-22

EL CINE: POLÍTICA CULTURAL DEL ESTADO

La Presidenta de la Comisión de Educación, ante las numerosas críticas de la comunidad por la aprobación el 16 de diciembre último en el Pleno del Congreso de la Ley denominada Procine, con escaso debate y desconocimiento del fondo del problema, hace de conocimiento público que los dos proyectos de ley sobre el fomento y la promoción al cine, uno de iniciativa Nacionalista y el otro Apra-Fujimorista (principales promotores del proyecto aprobado) fueron acumulados en la Comisión de Educación, puesto en la agenda, sin embargo no fue aprobado por falta de quórum.

La ley aprobada, habiéndola exonerado de dictamen de la Comisión de Educación, contempla reducir a 0% la tasa del impuesto a los espectáculos públicos aplicable al cine y lo sustituye por el aporte voluntario que efectuarán las exhibidoras por 3.33% sobre el valor de cada entrada. Evidentemente, la Presidencia considera que, al formalizarse este aporte a través de un convenio a CONACINE, no se trata de un tributo y, por tanto, es un acto voluntario o donación, por lo que no es fiscalizable ni puede ser exigido coactivamente.

Asimismo, expresa su total desacuerdo y rechazo a la eliminación del art. 17° de la Ley Nº 26370, Ley de la Cinematografía Peruana, que prevé las partidas necesarias para el CONACINE, a efectos de solventar los premios, de 270 UIT para el primer puesto del concurso; de 195 UIT para el segundo puesto; y de 155 UIT para el tercer puesto, pues en los primeros diez años de aplicación, el CONACINE recibió del Tesoro Público, entre el 10% y el 15%, cifra que se ha incrementado en los últimos tres años hasta alcanzar, en el 2010, el 58% de lo que manda la Ley.

No queda duda tampoco de que la ley aprobada por el Pleno es una ley lobbista promovida por las llamadas “majors” (las cinco grandes distribuidoras). Con esto se completa la dominación de nuestra cinematografía por Hollywood y sus empresas, quienes, además de no pagar impuestos por el ingreso de las copias de películas, transferirán a su matriz central US$ 5 millones adicionales al año, según cifras actuales, continuando, asimismo, con su política de relegar y maltratar la presencia del cine nacional en las pantallas. Esta es una ley inédita promovida por estas empresas.

Recalcó que la cinematografía y el conjunto de la producción audiovisual han adquirido una enorme importancia e influencia en todo el mundo, al punto que hoy es imposible sostener el desarrollo cultural de un país dejando de lado la producción y difusión de imágenes en movimiento, y al representar una de las expresiones más claras y reconocibles de la identidad cultural de los pueblos en la época contemporánea, ésta debe merecer una clara y decidida política del Estado.

Lima, 22 de diciembre de 2010


Escrito por


Publicado en

Tinta Indeleble

Escrito por Gabriel Quispe